Ir a canal FaceBook de CONAMA
Ir a canal Twitter de CONAMA
Ir a canal LinkedIn de CONAMA
Ir a canal YouTube de CONAMA

Las ciudades buscan una hoja de ruta para la transición energética

13/09/2018

Conama 2018 dedicará una sesión técnica a analizar el camino que deben seguir los diferentes entornos urbanos para unirse e impulsar el cambio de modelo energético. Expertos de diversos ámbitos participarán en esta actividad del congreso


 

Las ciudades ocupan únicamente el 3% del Planeta Tierra. Sin embargo, según estimaciones de las Naciones Unidas, representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono mundial. Estos datos hacen que la transición energética del entorno urbano sea un tema de especial relevancia en la agenda de las autoridades gubernamentales y empresas privadas españolas.

Por ello, el programa de Conama 2018 dedicará la sesión técnica Ciudades en transición energética (ST-2) a debatir sobre los retos de la transición energética y a realizar una hoja de ruta con los pasos que las ciudades españolas pueden seguir para unirse al cambio de modelo energético.

El marco jurídico de la transición energética    

El concepto de transición energética hace referencia al paso que deben dar las ciudades hacia un modelo de energía basado en la eficiencia energética, la apuesta por las energías renovables y la distribución y comercialización eléctrica responsable. Este ámbito, sin embargo, se enfrenta a numerosos desafíos.    

El primero es la falta de un marco jurídico concreto en el que se haga referencia a ello. En los últimos meses, las instituciones públicas han dado los primeros pasos en este sentido, como  la creación del Ministerio de Transición Ecológica y la propuesta para realizar un borrador de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Según afirma Ramón López, jefe de servicio de la Oficina Española de Cambio Climático y miembro del comité técnico organizador de la sesión técnica, dicha ley podría suponer un impulso para la sociedad. “La ley pretende ser un paraguas que movilice actuaciones de los sectores público y privado hacia una descarbonización de la economía, fomentando la eficiencia energética, las energías renovables y el empoderamiento energético del ciudadano. Esto contribuirá al logro de los objetivos de la Unión de la Energía para 2030 y a largo plazo, en consonancia con el Acuerdo de París de 2015, sobre el cambio climático”.

Más financiación y formación  

Inmaculada Arjona, miembro del grupo organizador de la sesión y  directora del departamento de sostenibilidad y medio ambiente de la empresa Trinomio, explica que el segundo de los problemas que se plantean en esta área es la necesidad de más inversión local.  “La falta de formación y financiación en los ayuntamientos, especialmente en los pequeños, frena muchos proyectos. Por eso, estamos buscando casos prácticos locales que hayan establecido medidas para una transición energética en su municipio y sirvan de ejemplo. Tras ello, la idea es organizar dos mesas redondas en Conama para que alcaldes, empresas o responsables de instituciones cuenten sus experiencias de primera mano y animen a otros a realizarlas”, afirma.

Hasta ahora, el grupo organizador de la sesión ha recogido numerosas iniciativas concretas que muestran posibles caminos. Un ejemplo de ello, es el del pequeño municipio pacense de Monterrubio de la Serena y sus calderas de biomasa alimentadas por huesos de aceitunas procedentes de las explotaciones agrícolas de los alrededores. Otro de los ejemplos, es el caso del programa EuroPACE en Olot Girona, por el cual se implantarán placas solares y mejoras en el aislamiento en hogares y empresas a través de financiación privada. Esta es una iniciativa singular puesto que implica tanto a empresas como a diversas escalas de la Administración local y europea.

A pesar de estas iniciativas, falta que se consoliden los planes energéticos en los Ayuntamientos.  “Es necesario que cada ciudad establezca una planificación estratégica para la transición energética, estableciendo sus propias prioridades. Muchas ciudades en España están trabajando y colaborando en foros como la Red de ciudades por el Clima o el Pacto de los alcaldes”, explica Ramón López, desde la Oficina Española para el Cambio Climático.

El papel del sector privado
 
En cuanto al sector privado, Julia Moreno, senior manager del Área de Proyectos y Servicios de Forética y miembro del grupo organizador de la sesión defiende que las empresas tienen un papel esencial en la transición energética: “El sector empresarial el que tiene más capacidad de acción ya que facilita las infraestructuras y medios para que las medidas institucionales y las alternativas energéticas se puedan poner en marcha.”

Por lo tanto, la coordinación entre el sector privado y público permitiría conseguir cumplir los objetivos propuestos en el Acuerdo de París, los Objetivos para el Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de manera más rápida y eficaz.

Según afirma Moreno, las empresas no deben tener miedo del cambio: “una movilidad más sostenible, la innovación en las infraestructuras y la aplicación de energías como la geotérmica y la solar, no solo pueden reducir el impacto ambiental de las ciudades, si no convertirse en nuevas oportunidades de negocio para las empresas”.              

Ambas visiones, la del sector público y privado, se expondrán en la sesión técnica de Ciudades en transición energética de Conama 2018. En ese sentido, Julia Moreno, anima a la participación en la sesión. “Todos debemos unirnos al cambio. Tanto empresas como instituciones públicas y el resto de la sociedad civil deben entender que la transición energética de las ciudades es una meta posible”, concluye.