Ir a canal FaceBook de CONAMA
Ir a canal Twitter de CONAMA
Ir a canal LinkedIn de CONAMA
Ir a canal YouTube de CONAMA

Agricultura, no es verde todo lo que reluce

26/09/2018

El grupo de trabajo Aprovisionamiento Sostenible (GT-7) de Conama 2018 elaborará una encuesta a diversas empresas para establecer unas buenas prácticas comunicativas y evitar el greenwashing en el sector 

La progresiva intensificación y simplificación del paisaje agrario de las últimas décadas ha tenido como resultado una degradación de los ecosistemas y también de la variedad y calidad de los productos agroalimentarios. Conseguir que las empresas del sector se impliquen en un aprovisionamiento o recolección de materias primas de manera responsable se ha convertido de un aspecto esencial para asegurar la sostenibilidad de los recursos. 

En Conama 2016, el grupo de trabajo Aprovisionamiento sostenible (GT-7) desarrolló el documento “Retos ambientales en el aprovisionamiento sostenible de la cadena agroalimentaria” para ofrecer más información al sector. Desde entonces, cada vez más empresas se muestran interesadas en unirse al cambio. Por ello, en Conama 2018, el grupo dará un paso más y, además de reforzar los conceptos, analizará cómo la industria puede comunicar a los consumidores su cambio de modelo.

Dicho grupo está coordinado por Amanda Del Río, responsable de la dirección técnica de la Fundación Global Nature, y Jordi Domingo, técnico de proyectos de la misma organización. Ambos explicarán a continuación los principales problemas que han detectado en el sector y como se están abordando de cara al congreso.      

Más que responsabilidad corporativa 

El aprovisionamiento sostenible es un aspecto innovador en el contexto agroalimentario español. Amanda Del Río explica qué se entiende por este concepto: “El aprovisionamiento sostenible es la introducción de prácticas ambientales responsables, transparentes y certificables a lo largo de la cadena agroalimentaria, especialmente en la obtención de materias primas”.

Aunque este término parece estar relacionado con la responsabilidad corporativa de la empresa, supone muchos más aspectos. “Es un concepto más avanzado, es integrar los aspectos ambientales dentro del negocio y replantearse toda la estructura de las empresa, la estrategia de compra de materias primas, los embalajes, etc.” afirma Jordi Domingo, desde la Fundación Global Nature.        

En España, ya existen experiencias positivas que siguen este pauta y buscan potenciar el respeto a la biodiversidad dentro de la producción agrícola. Un ejemplo de ello es Calidad Pascual, presente en el grupo de trabajo de Conama 2018 con su proyecto de bienestar animal, o la empresa cervecera Mahou San Miguel y su declaración de responsabilidad ambiental presentada en Conama 2015.   
        
Comunicación trasparente

Además de definir el concepto y recoger casos prácticos, el grupo se centra en analizar el estado actual de la comunicación en las empresas agroalimentarias. “En esta edición queremos centrarnos en los ingredientes de una buena comunicación: la transparencia, la comprensibilidad y la veracidad”, afirma Amanda Del Río.

Para ello, el grupo realizará una encuesta a empresas para conocer qué están comunicando y cómo lo hacen dentro del sector agroalimentario.  También se explorarán otros aspectos como el perfil de los destinatarios, los mensajes y los canales más apropiados.

“Es muy atractivo para cualquier empresa comunicar a sus consumidores, clientes y otras empresas mensajes sobre la sostenibilidad, pero esa comunicación debe ser justa. No se debe caer en el llamadogreenwashing o lavado verde de imagen”, explica Jordi Domingo.

Una manera de garantizar y comunicar la calidad de los productos y el compromiso de las empresas con el medio ambiente es a través de certificaciones y sellos. En ese sentido, Amanda Del Río explica el proyecto Food Standars que están llevando a cabo desde la Fundación Global Nature. “Se trata de un proyecto LIFE a nivel europeo, que fomenta la inclusión de criterios de biodiversidad en certificaciones a empresas agroalimentarias que están trabajando para conseguir que la cadena productiva sea más eficiente y sostenible”.    

En definitiva, la sostenibilidad está comenzando a despegar en el sector agroalimentario. Conama 2018 intentará aportar su granito de arena y mejorar la comunicación en el sector  para conseguir más concienciación y demanda de productos agroalimentarios responsables con el medio ambiente.